Nuestra Obra Social (novedades)

Cuando el pasado 18 de abril retomamos la actividad de la Obra Social, todo eran incertidumbres. No sabíamos cómo iban a responder los beneficiarios, los vecinos de la zona próxima a la iglesia, las autoridades, ni siquiera sabíamos cómo íbamos a responder nosotros mismos. La única certeza, realidad incuestionable de la que bajo ningún concepto podíamos dudar era que, el Señor guiaría nuestros pasos para que todo saliese bien.

Han pasado ya más de dos meses desde este crucial día y hoy podemos decir, con más fuerza si cabe que cuando empezamos, ¡Gloria a Dios! Porque durante todo este tiempo hemos podido “saborear” lo que es la fidelidad de nuestro Padre y Creador, sintiéndonos, constantemente, amparados bajo la sombra de las alas del Señor. WhatsApp Image 2020 04 26 at 10.29.27

Ha sido un tiempo de gran bendición, a nivel individual, grupal y comunitario. Se ha trabajado mucho, se ha llorado, sufrido, nos hemos cansado(debido a las muchas horas dedicadas a esta labor, en la iglesia y en las casas), pero de igual modo hemos experimentado lo que es el amor verdadero a través del servicio a los demás, a personas que están en situaciones terribles. También la risa y el compañerismo han jugado un papel destacadísimo durante este hermoso periodo. Y es que todos hemos llegado a un conocimiento más profundo de personas que forman parte de la Iglesia, pero con las que, por diferentes circunstancias, no habíamos tratado de forma habitual, distendida, cercana.

Ahora es tiempo de continuar con la labor, de seguir fortaleciendo los vínculos de amor fraternal que se han ido afianzando durante estos meses, de clamar al Señor para que no bajemos la guardia, dándole las gracias, cada día, por su inmensa fidelidad y misericordia; y de agradecer a todos y cada uno de los que habéis hecho posible que este inmenso trabajo, que este Ministerio en el que Dios nos ha puesto, haya podido realizar su misión de la mejor forma posible; con amor, el verdadero y único amor, el que Pablo definió y caracterizó de forma perfecta en la Primera Carta a los Corintios, en el capítulo 13.

Si nombrase a todas y cada una de las personas que os habéis implicado hasta más allá de vuestras posibilidades, sin duda, este texto se alargaría en extremo y además correría el riesgo de que se me olvidase algún nombre importante.  Así que permitidme que sea muy genérico.

Agradezco a toda la Iglesia, en su conjunto, por todo el esfuerzo realizado y que, si es la voluntad del Señor, seguiremos llevando a cabo. Aunque tal vez no seáis conscientes de ello, todos, en la medida de vuestras posibilidades, sois imprescindibles. ¡Que gozo es poder compartir la vida con cada uno de vosotros, la espiritual pero también la terrenal!

WhatsApp Image 2020 06 07 at 19.40.26

Ancianos, jóvenes, mujeres, hombres de la Iglesia, enfermos, sanos, alegres y no tanto, queridos niños que tanta alegría aportáis, vecinos, beneficiarios, amigos, conocidos, de aquí y de allá, creyentes y los que todavía albergáis dudas, sois parte de la obra de Dios, trabajáis para la extensión de su Reino, aunque tal vez no tengáis en mente esta formidable cuestión. Muchas gracias por vuestro apoyo, ánimo, oraciones, trabajo, fe y amor sin medida.

Todas las personas que durante tantos años han sido el soporte vital, la base sobre la que se echaron los cimientos de esta obra y que, en principio, no ibais a poder participar de las actividades de la Obra Social durante este tiempo de pandemia, habéis demostrado vuestro compromiso inquebrantable con el Señor, con su pueblo y con todos aquellos que se han visto en una situación apurada, creyentes y no creyentes, trabajando desde casa sin descanso. Reconocemos vuestro esfuerzo, os agradecemos la labor prestada y os invitamos a seguir adelante (os necesitamos, pero sobre todo, os amamos).

Vosotros jóvenes, habéis recogido el testigo de vuestros mayores con energías renovadas, siendo un ejemplo claro y preciso de lo que es una vida de fe. Os queremos, os necesitamos y, como no, os agradecemos el esfuerzo espiritual y físico que habéis llevado a cabo.

Permitidme que termine invitándoos a que leáis el capitulo 13 de la Primera Carta a los Corintios desde la perspectiva del servicio a los demás:

“Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1ª Corintios 11:1).

WhatsApp Image 2020 04 26 at 10.26.52“Si yo hablase en lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor… (1ª Corintios 13).

¡Que el Señor os bendiga! 

Antonio Rodríguez Cancio

WhatsApp Image 2020 05 30 at 21.52.37WhatsApp Image 2020 06 20 at 17.50.33